Experiencias vividas



Impresiones del encuentro con los jóvenes

Unos maravillosos días los que hemos pasado los jóvenes de la parroquia junto con la hermana Ana María, sus hermanas Anacar y Lore, y los jóvenes de Cadrete y María de Huerva. Gracias a la invitación de Fabio, pudimos compartir estos días tan especiales como lo son los de la Semana Santa, y vivirlos de una forma única y especial. 

 

Unos días intensos y cargados de preciosos momentos de compartir y oración, en el que hemos vuelto llenos de nuevos conocimientos y formas de vivir y expresar la fe y con amistades que esperamos que se alarguen. Experiencia única y recomendable" 



Me ha parecido una experiencia súper extraordinaria, gratificante, inolvidable y marcante. Me lo pase maravillosamente bien y yo volvería a repetir merece la pena... 


Estos días han sido una experiencia muy gratificante y hermosa durante todas estas jornadas misioneras fue mucho lo que me lleve de cada uno de los que conocí. Muchos fuimos a misionar y salimos misionados, y le doy gracias a Dios por permitirme vivir esa experiencia y compartir con personas maravillosas. Me doy cuenta que siempre que le digo SI a DIOS me termina sorprendiendo de muchas formas. Me encanta y me alegra ver que hay tradiciones que a pesar del tiempo no se pierden como las procesiones y la cofradía que realizaron en la parroquia, me llena saber que puedo aportar mi granito de arena compartiendo mi experiencia de otras misiones con los chicos de la parroquia y que a ellos les motive a buscar a DIOS.

Fue una semana cansada pero llena de muchas ganas de seguir y me sorprende como DIOS me da la fuerza para levantarme temprano con ganas, a pesar de habernos acostado tarde y estar agotados, sin duda la repetiría.



Fue una experiencia maravillosa aprendí lo importante que es ayudar a las personas y la paz que puede traer a tu alma. Yo creo que Dios me puso allí porque tanto ellos como yo,lo necesitábamos. A  me trajo una paz al cuerpo que doy gracias a Dios por ello. ¿Quién no volvería a repetir esto? Yo creo que todo aquel que haya pasado esto, volvería hacer voluntario en futuras misiones. Doy gracias a mis compañeros, me encantó haberlos conocido. Doy gracias a las hermanas por invitarme a esto tan maravilloso, doy gracias a las personas que con tanto cariño nos acogieron y sobre todo doy gracias a Dios por invitarme a tan fabulosa experiencia.


He aprendido sobretodo de los compañeros su forma de hablar acerca de la fe y de su amor a Dios. Lo que más me gusto fue el camino al castillo, el hecho de comentar preguntas me pareció muy interesante y la visita a la residencia.

 

La verdad que fue una experiencia muy gratificante conocer a los jóvenes y a las hermana aprender de todos y compartir con todos la semana santa.



He aprendido de estas misiones personalmente, a ver la fe de una manera más real y bonita, a entender que somos hijos de Dios y la manera de creerlo sea libre y sin prejuicios. Ha sido una experiencia que me ha acercado a Dios.

 

Compartir con los chavales y ver sus puntos de vista, me han hecho reflexionar y me llevo algo de cada uno.


Nada es casualidad. Miento, un 1% lo es, el resto no.
No ha sido casualidad que mis compañeros y yo fuéramos a las misiones, teníamos que ir. Estaba preparada la experiencia ya para todos los que la vivimos tanto para los organizadores como nosotros.
En estas misiones he aprendido que cuando estaba cansada tenía que dar aún más y haciendo eso se me dibujaba una sonrisa en la cara.
He aprendido a proclamar mi fe de una manera diferente, he aprendido a amar de una manera más fuerte, he aprendido mucho de la entrega que han mostrado el párroco y las hermanas, de mis compañeros del Sagrado Corazón que los he conocido aún más y me han enseñado con su forma de actuar, de rezar y de vivir la fe. 
También me han enseñado los chicos y chicas de María y de Cadrete con sus testimonios de cada día y con las formas de ser que tienen, también de la gente de los pueblos, de los niños… 
En definitiva inolvidable. Doy las gracias.


He aprendido a respetar, a querer a Dios y a ver la fe de otra manera distinta. Me ha gustado las evaluaciones de cada día y la excursión a Cadrete.


Todo empezó por una propuesta de Fabio, nuestro párroco en María, yo acepté sin saber ni lo que era pero confiando. Tiempo más tarde vinieron las hermanas a terminar de organizar los últimos detalles, a conocer la casa parroquial y las conocí, me lleve la impresión de unas personas súper majas, cariñosas e ilusionadas, yo pensaba... ¿Tanta ilusión porqué, si no va a ser gran cosa? En ese momento no sabía muy bien que íbamos hacer. Sabiendo que iban a venir chicos de otra parroquia me hizo ilusión conocer a personas nuevas, interesantes y con pensamientos parecidos, me gustó el hecho de conocer y compartir entre nosotros.

Llegó el miércoles, preparamos con nervios su llegada, en el primer momento no hubo un saludo súper emotivo, hicimos una reunión inicial y espere a ver que nos depararían todos estos días.

Tenía nervios de ver cómo serían los chicos que venían, nervios que rápido se fueron al conocerlos. He conocido a unas personas maravillosas, con las que hemos compartido pensares, sentimientos, problemas, experiencias, nos hemos abierto el corazón entre nosotros, desde el primer día conectamos súper bien entre nosotros y estoy segura de que sólo es el principio de una relación entre nosotros.

Jueves y viernes... evangelización por Cadrete y María, ¡Oh me God! Que nervios y vergüenza al principio pero en cuánto nos pusimos waaaao, increíble. He aprendido un montón visitando a todas las personas. Íbamos nosotros a ver en qué podíamos ayudarlos y me voy con la sensación de haber aprendido muchísimo más de ellos que lo que yo he podido ayudar. 
Hay muchas personas que necesitan hablar, muchas solas, muchas que quieren compartir, personas tristes que agradecen muchísimo ese gesto, personas que hemos encontrado llorando y han acabado viniendo saludándonos con alegría... en cada casa, en cada persona hay un universo paralelo, y podemos tener una imagen de donde vivimos, pero hay tantas cosas detrás de cada persona... Y a veces un simple saludo con alegría es muy agradecido por personas tristes, las personas necesitas pequeños gestos sinceros y con alegría, poder hablar.

La tarde del jueves estuvimos haciendo actividades con niños, juegos para ellos, pinta caras, que bonitos son los niños, esa alegría real que tienen y esa energía, me ha gustado un montón pasar tiempo con ellos, podemos ver y aprender mucho de ellos pero para aprender tenemos que verlo todo con ganas.

He aprendido de los textos de obras de teatro que hechos hecho, hemos bailado, hemos cantado, hemos amado.

Hemos andado desde María al castillo de Cadrete mientras hablábamos y compartíamos, wau, increíble, podemos aprender de cada persona que nos rodea, cada persona es tan especial y como decía, es un universo. 

Me llevo muchísimo aprender, muchísimo amor, he aprendido a sentir la felicidad del alma, la alegría del corazón, lo la felicidad que todos sentimos por algo bueno, una alegría y felicidad interior. Estoy muy agradecida con todas las personas que hay detrás, hemos recibido muchhiiismos detalles, nos han enseñado un montón, hemos aprendido de las hermanas, nos han dado mucho cariño, amor, amar a todo, a todos, hemos rezando entre nosotros dándonos la mano, hemos tenido conversaciones súper interesantes. 

Hay que entrar en la casa de alguien y que esa persona se abra a ti para aprender que nunca debemos de opinar, juzgar, pensar algo sobre alguien porque todo comportamiento tiene una razón de ser. El amor es lo que todo lo puede, todo lo cambia. El socializar, compartir, nos hace grandes.

Hay que ver lo que es dejarse a uno para entregarse a los demás para dejar ese egoísmo que todos tenemos. Cuando compartes y te das a los demás Dios se encarga de ti y es el espíritu santo quien sale de ti. Creces, te haces grande, eres feliz. 

He conocido a personas muy interesantes, valiosas, las hermanas se han entregado completamente a nosotros, se dan a los demás, son trabajadoras, llenas de energía, entregadas, apasionadas, aman, hemos hablado, hemos bailado, nos han enseñado, nos han amado, personas a total y completamente admirables. 

Queríamos hacer algo por los demás y los demás nos han dado más de lo que nosotros hemos podido llegar a dar cosa que no sé si será algo.

Me voy con el agradecimiento hacia tantas personas que han hecho por nosotros. 

No es el final.
Nada es por casualidad, bueno o malo, todo acaba en un porque aún que en el momento no podamos entenderlo.

Aprender, conocer, agradecer, respeto por todo y todos independientemente de lo que haya hecho. 


He aprendido a convivir con gente a la que no conocía, he aprendido actividades nuevas como canciones o juegos, cosas como la hora santa y sobre todo, he aprendido fragmentos, actos y palabras de la Biblia que no sabía.
Lo que más me ha gustado de esta experiencia aparte de ayudar y participar activamente en la eucaristía, ha sido conocer a gente nueva, tanto a las hermanas como a los jóvenes y compartir mi tiempo con todos y todas.


Mi experiencia ha sido algo inolvidable que me quedará marcada. Es una sensación de felicidad que no se compra con todo lo que tenemos. El primer día que salí a misionar casa por casa, nunca pensé que pudiera llegar hacer eso. En una de todas las casas que visitamos, nos dijo un papá: vosotros sois valientes por andar compartiendo la Palabra de Dios, nos dijo que nos admiraba y me di cuenta que solo me podía encomendar a Dios y no necesitaría nada más para tener la fuerza de compartir la Palabra de Dios. Y la experiencia que tuve en el lavatorio de los pies del jueves santo, es algo que me ha marcado mucho porque fue el gesto que hizo Jesús con los apóstoles en la última cena, donde mostró su entrega completa a todos, su entrega hasta el extremo para la salvación del mundo, su caridad sin límites… 


Fue una experiencia maravillosa, llena de amor de Dios en cada uno de los jóvenes que estuvimos allí, y juntos a las hermanas y el padre Fabio, para mi fue volver a llenarme de ese Dios joven y alegre que tanto necesitamos en nuestras vidas, y lo más interesante fue contagiar con ese mismo Dios, a todos los hogares que logramos evangelizar.




7 comentarios:

  1. Enhorabuena por estas experiencias y ... seguir adelante con esta ilusión, merece la pena 👏👏👏👏👏👏

    ResponderEliminar
  2. Sale de mi una sonrisa. Que alegría me da el leer cada testimonio vuestro. Me alegra un montón.

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado leyendo vuestros testimonios, no os olvidéis nunca de lo positivo que habéis recibido, seguid así no tengáis miedo, El no os fallará

    ResponderEliminar
  4. Doy gracias a Dios por todos vosotros, puesto que sois los más importantes.Los que de verdad habéis hecho posible esta experiencia que siempre recordaréis con mucha alegría.No olvidéis de encomendar a las Hermanas y a Fabio, por todo lo que han contribuido para lograr que vuestro corazón ardiera como lo habéis expresado en vuestros testimonios.Enhorabuena y termino con el salmo 125 para dar gracias a Dios, por todos."El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres".

    ResponderEliminar
  5. Me quedo sin palabras ante vuestros testimonios. Me gusta la idea q todos subrayais de que ibais a misionar y ha sido más lo q habeis recibido. Que Dios os siga iluminando y crezcais en esa fe q habeis sentido y vivido. Adelante, Dios espera mucho de vosotros.

    ResponderEliminar
  6. Es estupendo, la experiencia vivida en estos días, por todos estos jóvenes, nuevos amigos, amistad, etc. pero si a todo esto añadimos la Fe en Jesús, entonces todo cambia. Será algo que no olvidarán nunca, y tendrán una buena base para ir desarrollando su vida de Fe en Jesús Resucitado. Enhorabuena a todos los jóvenes, a Fabio y a todas las hermanas.

    ResponderEliminar
  7. Fueron días de trabajo, pero de mucha bendición. Agradecemos la total disponibilidad de los jóvenes para poder llevar a cabo la programación establecida. Dios no se deja vencer en generosidad y cuanto más nos disponíamos a darle, más nos pedía, pero más nos hacía también experimentar su fuerza y su gracia. Los momentos de compartir en el grupo fueron de especial relevancia, cada joven expresó con total libertad y sencillez su sentir respecto a quién es Dios en su vida y quién desearía que fuera. Eso nos enriqueció a todos porque dio un toque especial de profundidad y de toma de conciencia en la misión que estábamos realizando. Sin duda alguna que la evangelización se dio con fuerza dentro del mismo grupo antes de salir a visitar a las comunidades. Agradecemos a todas las personas que nos apoyaron con su oración y a todos los catequistas que tan generosamente se implicaron ocupándose y preocupándose porque no nos faltase nada y todo se pudiera llevar a cabo. Agradecemos a Fabio su esfuerzo
    y apoyo incondicional. Esos días se multiplicó sobremanera para estar presente en todo lo que le fue posible apoyando cada actividad que realizamos. Gracias a la Parroquia del Sagrado Corazón por la confianza depositada en nosotros y gracias a nuestra Congregación por todo el apoyo que hemos recibido. Gracias, Señor, gracias.

    ResponderEliminar

Pages