Encuentro de catequistas

Hoy tuvimos la oportunidad de juntarnos los catequistas de la unidad pastoral que la conforman: Cuarte, Maria de Huerva y Cadrete. 

Hemos profundizado en la vida de San Enrique de Ossó quien es el patrono de los catequistas. Quien con 14 años entra al seminario compaginando el estudio con la atención a los Enfermos,

Enrique de Ossó desde niño intuyó su vocación de ser maestro y el Señor le dio la gracia de saber llegar a miles de personas al transmitir las enseñanzas de la fe. 

Sus 55 años de vida fue una relación de amistad creciente con el Maestro, vivió toda su vida profundamente enamorado de Jesús, amando mucho y haciendo mucho con sus ojos puestos en Jesús.

Frases de San Enrique que tendremos que grabar sobre mármol.

“Seré siempre de Jesús, su ministro su Apostol, su Misionero de paz y de amor”

El fin del catequista es formar en el corazón de los niños la imagen de Jesús. Revestirlos de los mismos sentimientos y afectos de Jesús. 

Es esencial el hacerse amar, transmitir con el corazón el amor de Dios, para que la catequesis no se convierta en una clase más. 
Procurar ser amados para ser obedecidos, dejarnos amar por Dios. 












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages